Seleccionar página

Vivimos tiempos fascinantes de cambios, cuestionamientos y caída de antiguos paradigmas.

Uno de ellos tiene que ver con el Desarrollo de las organizaciones y la necesidad de adaptarse a procesos de cambio e innovación continua, para evitar la pérdida de relevancia o la desaparición.

El problema es que, a menudo, la cultura de las organizaciones no está preparada para soportar estos cambios y menos para realizar un giro de 180º.

Todos sabemos que son las personas quienes marcan la diferencia, pero en el viejo paradigma empresarial, las personas son un rol y un número, y deben responder al estímulo de un sueldo y una comisión, y a una estrutuctura jerárquico piramidal que no favorece la autonomía y la toma de decisiones rápidas.

Un nuevo paradigma ha venido para quedarse (si quieres saber más sobre este nuevo paradigma te invito a leer un artículo que compartí en LinkedIn).

Las preguntas que surgen ante esta realidad son:

  • ¿Cómo podemos lograr que nuestra organización cambie y se adapte para que no pierda su relevancia?
  • ¿Cómo podemos lograr que los colaboradores tengan la importancia necesaria para que ayuden a transformar las organizaciones?

Te comparto una Infografía en la que he resumido visualmente este asunto:

Compártelo¡¡

A quien le interese este tipo de contenidos, te lo agradecerá. Y yo también ;)